Tres uniformados de la Policía condenados por alterar la escena del crimen en caso de grafitero

Una juez de Bogotá condenó al coronel de la Policía, Nelson de Jesús Arévalo, al teniente Rosember Madrid Orozco y al intendente Juan Carlos Leal, por alterar la escena del crimen y diseñar un montaje para hacer pasar al joven Diego Felipe Becerra como el responsable del hurto a bus de servicio público, que había fallecido en medio de un operativo de la Policía.

La justicia encontró que los uniformados mintieron para encubrir el uso indebido de la fuerza y el asesinato del joven Becerra, quien se encontraba pintando un grafiti cuando fue perseguido y herido con arma de fuego por los uniformados.

También fue condenado por manipular la escena del crimen el policía Wilmer Antonio Alarcón Vargas, quién le disparó al joven y ya tiene en su contra una condena a 37 años de cárcel por este homicidio.

En esta misma audiencia, la juez absolvió a los coroneles José Javier Vivas y John Harvey Peña, argumentando que no se logró demostrar que ellos tuvieran conocimiento del montaje.

También fueron absueltos los civiles Jorge Narváez y Nubia Mahecha, quienes sirvieron como testigos falsos para hacer pasar al joven grafitero como delincuente.

Para la época de los hechos, el coronel José Javier Vivas era subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá; el coronel Nelson de Jesús Arévalo fungía como comandante de la estación de Suba, John Harvey Peña era el subcomandante de la estación de Policía de Suba, el teniente Rosemberg Madrid era el comandante del CAI Andes y el subintendente Juan Carlos Leal, tenía a cargo el CAI Alhambra.

Se espera que en una próxima audiencia se den a conocer los montos de las condenas.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *