“Estas embarcaciones son propias solo para llevar y traer carga”, afirmó en BLU Radio Apolinar Granja, dueño de una de las lanchas.

Este campesino y curtido cultivador de coco dijo que ese sábado el motorista, de quien prefirió no dar su nombre, le pidió permiso para transportar a una sobrina que estaba de cumpleaños y a otras personas más que habían invitado a la celebración de los 15 años de su familiar en la vereda San José del Guayabo, jurisdicción del consejo comunitario del rio Mejicano, a unas siete millas náuticas de Tumaco .

“En total, en la lancha mía viajaban 27 personas y en la otra más o menos unas 35, porque así lo dijo el motorista, quien contó uno a uno los pasajeros que se embarcaron en el muelle de los polos, más conocido como la calle del comercio», dijo Granja.

Sin embargo, Apolinar dice que no cree que haya otras personas desaparecidas pues, de acuerdo a los dos motoristas, el total de personas que viajaban eran 63.

Aunque la Fiscalía sigue investigando, Apolinar dijo que no hubo ningún choque entre las embarcaciones y lo que se originó fue un siniestro en altamar por las fuertes olas que a esa hora se registraban.

Esto, al parecer, produjo que una de las embarcaciones se hundiera y la otra, en el momento de intentar ayudar a los pasajeros, encalló en la arena y se partió en dos originando un incendio que provocó las heridas a trece personas, entre ellas, varios menores de edad, según lo indicó Granja.

“Estas embarcaciones no están aptas para transportar pasajeros, son propias solo para llevar y traer carga”, afirmó.

Granja insistió que ese sábado él no estaba en la vereda, pues se encontraba en Tumaco y se enteró del trágico hecho a través de una llamada y señaló que la oportuna reacción de los campesinos y las autoridades evito que la tragedia hubiera sido mayor.

La única ruta que existe para la comunicación entre los habitantes que viven en la zona rural de la ensenada donde hay más de 60 veredas y corregimientos del pacífico nariñense es el mar, y los ríos, por eso es necesario que el gobierno invierta más en esta región abandonada, así lo sostuvo el líder comunitario.

El 80% de las lanchas de carga que navegan por los ríos Mira y Mejicano no tienen registro en Capitanía y tampoco a los que navegan en las mismas cuentan con las medidas de seguridad que exigen las autoridades como chalecos salvavidas, botiquín, remo, ni radio de comunicación, de acuerdo a lo dicho por Apolinar, quien también señaló que la tragedia se pudo evitar si las autoridades ejercieran los controles que se deben hacer en todos los muelles del pacifico nariñense.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *