El verano afectó 1.500 hectáreas de cultivos

Las deudas por más de $1.000 millones con cooperativas y entidades bancarias preocupan a los campesinos de San Gil, cuyas cosechas se vieron afectadas por el fuerte verano sentido en gran parte del primer semestre de 2020.

Sin las lluvias esperadas en abril, los cultivadores de café, por ejemplo, verán como la producción merma cerca de un 20%. Esa es una de las conclusiones del censo de pérdidas agropecuarias que la Secretaría de Desarrollo Económico de San Gil presentará hoy ante el Concejo Municipal y que este medio pudo conocer.

Del grano más representativo del país y uno de los pilares de la economía local, se vieron 600 hectáreas afectadas y ayer aún se hacían los cálculos monetarios de cuánto dinero representaba esta baja en la producción.

Los otros cultivos deteriorados fueron los de maíz, fríjol, cítricos y tabaco, con 900 hectáreas de cosechas parcial o totalmente perdidas, como es el caso del frijol y el maíz.

Rafael Acosta Wandurraga, secretario de Desarrollo económico de San Gil, explicó que la preocupación es muy grande, puesto que en el segundo semestre de 2019 por el invierno se venían de perder casi 200 hectáreas con afectaciones superiores a los $700 millones.

El Secretario indicó que a partir de ahora los esfuerzos se concentrarán en buscar soluciones a los productores agrícolas para que puedan seguir con su actividad. Por este motivo, se enviarán documentos informando de la situación y solicitando ayudas a bancos y entidades oficiales como Finagro.

Wandurraga agregó que se está trabajando en la construcción de proyectos para que sean incluidos en programas de orden departamental y nacional.

Tomada: Vanguardia.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares