Por defectuosas, unas 5.000 pruebas rápidas de COVID-19 en Bucaramanga deben cambiarse

Se trata de un paquete de pruebas que compró el sector privado y que estaba en proceso de validación.


Por: Boris Tejada, BLU Radio

El paquete de pruebas rápidas de COVID-19 que compró el sector privado de Bucaramanga en cabeza de Camacol y otros gremios económicos de la ciudad, en alianza con la Fundación Cardiovascular, no pasó la prueba de validación porque su reacción es de un 20% de confiabilidad, así lo explicó el secretario de salud de Santander, Javier Villamizar.

 

“Se hablaba inicialmente de 80.000 pruebas, pero inicialmente llegaron 5.000 pruebas. A ellas se les hizo una prueba de validación y esto nos arrojó que las sensibilidad de las pruebas es muy baja, esto quiere decir que no son el tipo de pruebas apropiadas para utilizar en Bucaramanga”, dijo Villamizar.Las pruebas, en este caso, serán devueltas y se comprarán unas nuevas de otra especificación conocida como quimioluminiscencia, que son las pruebas que vienen con los protocolos dispuestos en términos de calidad y que sí se pueden aplicar en el departamento de Santander.

Inicialmente, las 5.000 pruebas rápidas de COVID-19 iban a ser empleadas en exámenes a grupos focales de la ciudad, entre ellos: taxistas, domiciliarios y supermercados.

De igual forma, Villamizar explicó que en el mes de junio entrarán en operación el laboratorio de la Universidad de Santander, Udes, el laboratorio del ICA, el del Hospital Internacional y el laboratorio departamental, los cuales procesarán pruebas de COVID-19 moleculares, lo que brindará una mejor información sobre los contagios que se pueden presentar en la región.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *