Es como estar presa: Los difíciles días de colombiana que busca salir de Wuhan

La estudiante le pide al Gobierno ayuda para retornar a Colombia, pues cada día siente más dificultad por el miedo de contraer coronavirus.

Por: Uriel Rodríguez, BLU Radio

El siguiente texto es el relato de Lorena Mulford, estudiante de un MBA en Wuhan, China, epicentro del coronavirus en China y el mundo. La colombiana cuenta cómo es su vida junto a otros colombianos que se encuentran allí.

En medio de su narración, expresa cómo los días se vuelven tortuosos, además del afán de regresar al país, que es cada vez más frecuente.

Aunque el Gobierno de Colombia les ha prestado atención y apoyo permanente, pide que los ayuden a volver, algo que desde la Cancillería se está evaluando. Además, relató que hay familias a las que los víveres y el dinero se les están terminando.

Explicó que “en Colombia no hay que tener miedo de en un eventual regreso pronto”, porque no hay riesgo de contagio, pues las medidas de protección han sido extremas.

“Yo no me acuesto temprano, en el momento de esta comunicación son las 4:25 de la mañana y sigo despierta en esta entrevista. Los días son bastante largos, hay días en que me levanto queriendo llorar, otros en los que me levanto no queriendo hablar con nadie, otros con ánimo. Ni siquiera he prendido la luz de mi cuarto cuando ya estoy viendo las noticias para saber cuántos infectados hay, cuántos muertos, cuántos curados.

Me tomo mi café como buena colombiana y luego respondo todos los mensajes que me llegan. De mi familia, amigos, viendo lo que la Cancillería y la Embajada escriben. Desayuno, me baño, trato de ver series y películas, pero no eres capaz de concentrarte, la cabeza no te da. Siempre estás pegado al celular mirando nuevas noticias, las novedades.

Si nos quedamos sin comida, salimos, usamos las máscaras sí o sí, sino no salimos. Está siempre el miedo de si mi máscara funciona, si la persona que me atiende ha tenido las precauciones que yo he tenido, de la persona que ha manipulado la comida, que sea una lata de atún o un vegetal.

Llegas a lavar todo. La bolsa, las cajas de café que compraste, luego de lavar todo, lavas tus manos, porque, en verdad, el miedo y el pánico de contagiarse es absurdo. Los hospitales en Wuhan están al tope y, aun así, siendo extranjero, da miedo ir al hospital, porque en primer lugar no hablas el idioma, sabes que te puedes contagiar, entonces tratas de no salir. Si toses una vez al día, ya crees que estás contagiado. Puede que sea la contaminación o polvo, entonces tosiste y crees que estás contagiado.

Yo llegué a finales de agosto, soy estudiante. Tengo una beca del 100% del Gobierno chino y estoy haciendo un MBA en Administración de Empresas. Sé que somos entre 13 y 20 colombianos los que estamos aquí.

La embajada ha estado en los últimos días comunicándose todos los días y continuamente, nos envían noticias, comunicados del Gobierno chino. Si nosotros tenemos opciones o ideas, las manifestamos en un chat que tenemos donde también está el embajador. Ellos nos responden, y si son válidas, ellos van a evaluarlas para ver qué tan factibles pueden ser.

La mayoría de nosotros queremos regresar a Colombia, saber si el Gobierno nos puede ayudar durante este proceso, porque sabemos de compañeros de otros países, que sus embajadas les están ayudando a salir. La mayoría de los colombianos somos estudiantes. Fuentes de primera mano me dicen que a los marroquíes los van a sacar el viernes o el domingo, que ya tienen un avión para sacarlos.

La mayoría no pensamos en hacer la vida acá, la pensamos por dos años, quienes hacen su pregrado por cuatro, pero siempre la idea ha sido regresarnos o no quedarnos acá. Estamos solicitando ayuda tanto económica como con los trámites que nos solicitan para poder salir de acá.

Yo hablo con mi familia diariamente al menos dos veces al día, ellos me dan toda la tranquilidad del mundo, me ayudan a calmarme, a no sentirme sola, a pesar de que yo estoy con mi novio y vivo con él, pero hay días en los que lo único que quiero hacer es llorar. No es porque me sienta sola o porque no tenga nada que comer, sino porque el encierro te gana, entonces es lo que tú sientes psicológicamente. Hay días en los que no puedes controlarlo. Es como si estuvieras preso, pero al mismo tiempo no lo estás.

Es bastante difícil manejar las emociones, para mí es lo más difícil que he enfrentado. Nunca he estado en una situación de estas, no es fácil. Hace dos semanas estaba contando los días para irme a Filipinas con mi novio porque compramos tiquetes, en febrero nos íbamos a ir. Contando los días. Ahora nos levantamos y contamos los días que llevamos encerrados, la gente que lleva infectada y los muertos. Es un cambio de 360 grados cuanto a mentalidad.

Cuando llegue a Colombia quiero estar con mi familia. Apliqué a esta beca porque quiero tener mi diploma. Quiero terminar el MBA, en Colombia quiero sentir estabilidad y tranquilidad. Puede que me acueste a las 3:00 de la mañana generalmente todos los días, me levanto al mediodía, pero siento que no descanso, me levanto y a las dos horas siento que los ojos me pesan. Quiero en Colombia estar con mi familia.

Estar con tu familia te llena, te hace sentir en paz. Estar en tu tierra, aunque uno no lo crea, también llena. Vivo en Bogotá, pero soy de Barrancabermeja, cuando llego allá me siento completa. La tierra llama. Regresar es sentir esa alegría, sientes esa paz y es lo que quiero sentir, y es lo que quiero al regresar a Colombia. No solamente saber que no estoy cerca del virus, sino esa tranquilidad mental, emocional, psicológica y física que sientes cuando regresas a tu país, a tu tierra.

En Wuhan la gente no habla inglés, son muy pocos, pero la gente es muy amable, tratan de hacerse entender, tratan de hacer lo posible para que uno se haga entender también. Los chinos son muy amables con los extranjeros, no importa si eres colombiano o de otro país.

Quiero decir que, aunque haya gente que cree que los colombianos solamente vamos a las ciudades conocidas, pero no, hay gente en Wuhan, en el epicentro, gracias a Dios ninguno de nosotros estamos infectados, no estamos contagiados hasta ahora con el virus, pero sí necesitamos hacer un grito a nuestro Gobierno. Sé que han estado en contacto con nosotros, pero necesitamos más.

Esto es una prueba de Dios para saber quiénes son los que en verdad creen. Yo solamente espero y tengo fe de que vamos a salir adelante. Como buenos colombianos somos fuertes y echados para adelante. Podemos enfrentar cualquier cosa que se nos venga.

¡Quiero que sepan que estamos acá y que por favor no nos olviden!”.

Escuche el audio adjunto:

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *