Descubra la historia completa del fiasco de la falsa monja uribista

BLU Radio reconstruye, con vecinos y conocidos, la historia de Adriana Torres en Medellín. Varias personas dijeron sentirse estafadas por la mujer.

 

Por: Camila Carvajal, BLU Radio

Esta historia comenzó cuando Néstor Morales, director de Mañanas BLU, anticipó que la hermana Adriana Torres, la de hábito y megáfono en mano en la Corte Suprema de Justicia, se estaba metiendo en problemas.

“Yo soy misionera carmelita”, aseguró Torres, en diálogo con Mañanas BLU. Eso no es cierto.

Marta Escobar es carmelita misionera y secretaria general de la Conferencia Religiosa en Colombia. Ella habló con BLU Radio y negó que la hermana Adriana Torres esté en la base de datos de las carmelitas.

También explicó que en Colombia no hay ninguna otra congregación que se llame similar o use la palabra carmelita en su nombre.

«Nosotros tenemos casas en Medellín, San Antonio de Prado, San Cristóbal y Sabaneta y Vallejuelos, que es una comunidad entre Robledo y San Cristóbal. Ella dice que trabaja en la comuna nororiental y nosotras no tenemos casa en el barrio Santo Domingo ni tampoco en Puerto Inírida, Guainía, como ella dijo”, aclaró la hermana.

La fe mueve montañas, por eso creímos en que podría tratarse de una confusión o un lapsus del nombre de la congregación. BLU Radio llegó al barrio Santo Domingo Savio, donde la monja Adriana dijo que trabajaba con niños y comunidades vulnerables. Recorrimos el barrio y ni los niños ni los adultos, nadie la conoce.

La monja no vive en el barrio, no la hemos visto y claramente nadie la conoce ni tiene contacto con ella. Por parte de Santo Domingo Savio no es conocida”, dijo Carlos Andrés Mesa, líder barrial.

¿Y entonces? ¿Qué pasó con la monja uribista? Llegamos a buscarla a su barrio y encontramos la casa ubicada en Manrique. Allí los que la conocen son los vecinos.

“Ella vive en este barrio y constantemente pasa por aquí, por mi negocio. Ella toma bus. Hasta donde sabemos es que ayuda a niños pobres y huérfanos en Santo Domingo y vive por aquí con una familiar en una casa normal porque por aquí no hay ningún convento”, aseguró el dueño de la tienda que está a dos calles de la casa de Adriana Torres.

La casa donde vive Adriana Torres está ubicada en la calle 71 con 37, queda en un tercer piso, en una loma empinada del barrio Manrique. La fachada es de ladrillo y al tocar la puerta abrió la que sería la hermana de la monja. Nos sacó, literalmente, a empujones, dijo que no la conocía y se había mudado de esa vivienda hace una semana.

Pero fueron los mismos vecinos los que nos confirmaron que la monja Adriana lleva 5 años viviendo en la zona y todos la conocen como religiosa porque nunca se quita el hábito.

No había duda de que era la misma. Y como, según los vecinos, todos los días va a misa de 7:00 de la mañana a la iglesia Santa Ana, un templo a 6 calles de la casa de ella, hablamos con el párroco, la secretaria y el sacristán. Ellos nos confirmaron que la monja es falsa.

La supuesta hermana Adriana tiene una sorpresiva y larga lista de estafados, así lo aseguró un hombre que lava carros en el paradero de buses de Manrique.

No deje de leer: “Es una pícara de tiempo completo”: obispo que conoce a la falsa monja uribista

Publicidad

Otro que asegura es una estafadora es monseñor Abrahan González, obispo de la Prelatura Apostólica Corpus Cristi Icab, quien dijo que Adriana Torres es una comercializadora de la caridad.

Pero la supuesta monja era conocida por el Centro Democrático. Miembros de ese partido nos confirmaron que visitó oficinas de los políticos y hasta hacían cadenas de oración con ella.

BLU Radio tuvo acceso a su teléfono celular, el mismo con el que integrantes del Centro Democrático se comunicaban con ella frecuentemente en Medellín.

Ese perfil en WhatsApp efectivamente tenía la imagen de la mujer vestida como religiosa y tras múltiples intentos contestaron, pero sorpresivamente era un hombre que se presentó como su guardaespaldas.

-Aló…

-¿Con quién hablo?

-¿A quién necesita? Por favor.

-La hermana Adriana, por favor.

-Lo que pasa es que a la hermana en estos momentos la están atendiendo de un brazo y tuvo una caída. Yo soy el escolta de ella y estamos por acá en la clínica El Rosario.

De inmediato cuelgan el teléfono, sin más información de la religiosa. Buscamos a la clínica que menciona el escolta, pero en ella nos aseguraron que no estaba la mujer.

¿Un escolta? La posibilidad de que sean de la UNP quedó descartada porque la misma Unidad no tiene a Adriana Torres en su base de datos.

Entonces volvimos al barrio y encontramos que a Adriana Torres la recogen, le dan mercados y le creen que es monja.

Lo cierto es que sor Adriana terminó en ‘sor-presa’ porque su fe por el uribismo existe, pero su fe divina no aparece registrada como religiosa en ninguna parte.

Escuche aquí la historia completa de la monja Adriana Torres en Mañanas BLU:

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares