Mi mamá no será cordero ni redentora de nadie: hija de Aida Merlano

La joven hija de la fugada excongresista Aida Merlano regresó la noche de este martes a Barranquilla.


Por: Inguel de la Rosa, BLU Radio

Hacia las 10:40 de la noche de este martes llegó a Barranquilla Aida Victoria Manzaneda Merlano, la hija de la excongresista Aida Merlano, prófuga de la justicia hace una semana.

La joven, de 20 años, viajó en compañía de uno de sus abogados y a bordo de un vuelo comercial procedente de Bogotá, donde horas antes una jueza ordenó su libertad inmediata.

“No imaginan la emoción que me dio sentir ese fogaje en la cara cuando me bajé del avión. Me hubiese gustado que así como me llevaron, me hubiesen traído, pero ya qué”, expresó la joven ante la prensa, no sin antes darle un sentido abrazo a su abuela materna, quien la recibió en el aeropuerto Ernesto Cortissoz.

A Manzaneda Merlano le concedieron la libertad y sin restricción alguna, tras haber sido capturada el pasado viernes cuando llegaba a su apartamento en la capital del Atlántico, por, supuestamente, ayudar a su madre a huir de la justicia.

Su captura se produjo en medio de un operativo al que ella calificó como “desproporcionado, absurdo” y con la única intención de instrumentalizarla para obligar a su mamá a salir de su escondite.

“Yo no sé si es que se están confundiendo y las autoridades creen que son Pablo Escobar, pero no me parece que la forma de presionar a una persona para que salga de donde está escondida sea secuestrarle un hijo porque eso lo hacen los narcotraficantes. Se supone que la Fiscalía debería obrar en derecho”, aseveró.

Al ser nuevamente consultada por los clanes políticos que estarían detrás de la captura y posterior condena de la excongresista, la joven prefirió no mencionar nombres, pero sí respondió tajante: “seguramente, estas personas quisieron poner a mi mamá como el cordero que iba a borrarles el pecado, pero mi mamá no va a ser cordero ni redentora de nadie”.

La joven, estudiante de psicología, insistió en que desconocía completamente los planes de fuga de su madre, pero siente que “donde ella está, está bien” y no necesitó de ningún político para escapar.

“La clase política es una víbora y mi mamá lo tenía claro. No creo que si ella tenía intenciones de huir, iba a confiar en algún político para su huida porque eso era comprarse un tiquete, no a otro país, sino a un cementerio”, afirmó Aida Victoria, quien decidió llamarse así hace unos meses.

“Decidí cambiarme el nombre en homenaje a mi mamá. Cuando todo esto pasó, ella me decía que me desvinculara de ella, que si me daba vergüenza, dijera que ella no era mi mamá. Y yo le decía: ‘¿eres loca? Si yo me siento superorgullosa de ti, soy afortunada de tener a la mamá que tengo’. Entonces, me dijo que ella siempre quiso ponerme su nombre, así que decidí ponérmelo yo misma, pero me puse Aida Victoria. Ella va a salir victoriosa de esto”, expresó.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares